Thursday, November 27, 2014

Reduce los Costes de Tu Cadena de Suministro! VMI - Vendor Managed Inventory

Muchas veces tenemos como objetivo la reducción de costes dentro de la organización, lo cual es un objetivo adecuado. Lo que suele ser incorrecto es el planteamiento o la estrategia para la consecución de ese objetivo. Dentro de la función/proceso de Cadena de Suministro, fácilmente nos esforzamos en la reducción del precio de compra como palanca para la reducción de los costes. Esto es cierto, pero muchas veces el precio de compra es simplemente parte de los costes de aprovisionamiento, falta incluir los costes logísticos y de calidad. E incluso añadir la flexibilidad y agilidad en el suministro.

Cada día son más habituales los tiempos de entrega cortos, o incluso extremadamente cortos. Todos como consumidores lo podemos apreciar a nuestro alrededor con las estrategias de Amazon, Zara, Mango... En ciertas ocasiones, estamos dispuestos a pagar un premium por recibir los productos que compramos, en un breve plazo de tiempo. Por ello vemos proliferar servicios de entrega, que hasta hace poco parecían una utopía como las entregas en el mismo día de Amazon.Sin llegar a este extremo, la logística lo permite, pero es en muchos casos las barreras mentales que hay en las empresas las que limitan su alcance.

En el caso de la empresa, también en ocasiones estamos dispuestos a pagar un extra por un servicio con unos plazos de entrega cortos, o extremadamente cortos para el sector; llegando incluso a plantearnos el negociar un acuerdo con material en depósito o consignado (VMI - Vendor Management Inventory), para mejorar la disponibilidad y el servicio de dicho proveedor.
En una artículo anterior, explicaba los diferentes técnicas de gestión del inventario que podemos usar dentro de nuestra cadena, como pueden ser: Just In Time, Análisis ABC, Dropshipping, Cross-docking, Bulk Shipment, Back Ordering y Consigna (VMI - Vendor Managed Inventory), del que estamos hablando en este artículo.

En qué consiste

Básicamente como cliente, tener material en consigna, consiste en que el proveedor ponga a nuestra disposición en nuestras instalaciones el material y cantidad acordados, así como su reposición según consumo. Dicho material sigue siendo propiedad del proveedor hasta el momento de su uso, que pasaría a ser de nuestra propiedad y pasar a ser parte de nuestro inventario.

Cómo hacerlo

En las ocasiones en las que he negociado un suministro de materiales en consigna, la clave la he encontrado en la confianza. Es decir en la seguridad en que por ambas partes se busca el mutuo beneficio para ambas organizaciones, y no el de una sola de ellas. Seguridad, en que se va a obrar según la manera adecuada, bajo unas ciertas condiciones y de que no se va a fallar.
La confianza hay que reforzarla en función de las acciones.

Tipos de suministro

Dentro de un acuerdo de mantener material en consigna, podemos configurarlo de diferente manera:
Flujo tenso, es decir, periódicamente (semanal, quincenal, mensual...), se establecen unos stocks mínimos que debe tener el material consignado, y si bajan de ese punto, se reponen por parte del proveedor, en el lote acordado.
Rolling forecast, este método es más complejo, y supone un esfuerzo por parte del cliente, ya que implica el pasar las previsiones de consumo a semanas vista al proveedor, para que este pueda suministrar el material acorde a esas necesidades. Con ello logramos acercar más el punto de consumo al de suministro, por lo que reducimos la tensión financiera en el proveedor.
En cualquier caso, diseñemos el suministro de una u otra manera, lo que sí logramos es una mayor visibilidad de la cadena de suministro, tanto a nosotros (cliente) como al proveedor. Llegamos a una mayor integración con el proveedor.

Beneficios

Dentro de las estratégicas para conseguir un buen suministro con un coste menor está la consideración de tener stock de materia prima en consigna o depósito del proveedor, WMI (Vendor Managed Inventory). Con esto conseguimos varios beneficios:
  • Reducción de los inventarios propios de la compañía, ya que ese material sigue siendo propiedad del proveedor
  • Optimización del transporte, ya que los lotes de aprovisionamiento pueden ser adecuados al transporte y no a otros parámetros
  • Alta disponibilidad del material, ya que al no afectar a nuestros inventarios, y por tanto inmovilizado de capital, podemos tenerlo más alto.
  • Desacoplamiento del aprovisionamiento, con la disponibilidad del material para producción; ya que la recepción del material y su control de calidad no estarán forzados por la necesidad de disponer del material cuanto antes para fabricar.
Todos estos beneficios suponen una gran reducción de costes, que incluso con un buen planteamiento de la optimización del transporte y de los lotes de fabricación del proveedor, puede incluyo llegar a representar una reducción en los precios de compra.Otro aspecto en que puede surgir la duda es el proceso de facturación, cómo y cuándo se realiza. Aquí podemos plantear diferentes opciones dentro del acuerdo. Cuanto más tarde consigamos que sea dicha facturación, tendremos menores necesidades de financiación, menor será el inmobilizado (working capital) y menores serán los días de caja.

Si alguno necesitáis una modelo de acuerdo para material consignado no tenéis más que indicadme y os lo hago llegar.