Friday, September 05, 2014

4 Características en la Mejora de la Cadena de Suministro

¿Cómo se mantiene la mejora de la la cadena de suministro en un entorno competitivo? Es una pregunta cuya respuesta es compleja, sin una única receta, pero sí con elementos clave que provocan esa mejora, y con dos elementos clave para ello que son: talento y tecnología.

Los cambios tecnológicos están ocurriendo de una manera muy rápida, y pueden ser implantados en cualquier organización que cuente con los recursos necesarios para hacer la inversión. Al mismo tiempo, el conocimiento de la cadena de suministro se está especializando cada vez más. Para hacer un uso efectivo de ambos elementos, talento y tecnología, es necesario integrar profesionales con talento dentro de las organizaciones.

A continuación muestro unos principios que pueden ayudar a las organización a alcanzar el reto:

Entender el negocio y sus puntos competitivos

Cada vez más, los clientes ya no sólo compran por la relación calidad-precio-servicio, sino que además aprecian tanto la experiencia de compra como la de uso.

Zara, centraliza la distribución mundial de sus prendas, haciendo dos entregas semanales y rotando toda la ropa de cada tienda en un tiempo vertiginoso, despertando el interés de entrar a sus tiendas para ver lo "nuevo que hay, y qué es lo que está de moda". En los últimos años, además han añadido su estrategia de venta on-line.

Apple, consigue un halo de exclusividad sobre sus productos, creando a la vez una experiencia de usuario e integración únicos. Mantienen un nivel de secretismo extremo sobre sus nuevos desarrollo y sobre toda la cadena de suministro.

Amazon, se ha convertido en el gran proveedor on-line de todo tipo de productos, entregándolos en un tiempo record, a la vez que está añadiendo todo un ecosistema de consumo entorno a el mismo.

La estrategia en la cadena de suministro debe estar alineada con el modelo de negocio, y de esta manera, ser un elemento clave de su competitividad.

Usar las herramientas y tecnología adecuados

En no pocas ocasiones, intentamos "matar moscas a cañonazos", debemos adecuar las herramientas y tecnología a la dimensión del reto, y debemos hacerlo cuanto antes. Si no somos ágiles y flexibles, algún competidor lo será, e incluso dejaremos de ser competitivos en el mercado.

Muchas veces la tecnología es la automatización de los procesos de producción, y la herramienta, es el análisis de los flujos de materiales para la optimización del proceso. En otros casos, puede llegar crear nuevas vías de comunicación con los clientes o usuarios finales de nuestros productos.

Promover la integración y coordinación

Fomentar la colaboración con nuestros proveedores y clientes, puede redundar en costes inferiores tanto en necesidades de inventario y costes logísticos menores. Es decir, mejora de la cadena de suministro.
No trabajar en este sentido nos puede llevar a decisiones erróneas, con alto coste, no percibido ni valorado por el cliente final, y por lo que no está dispuesto a pagar.
Se debe analizar la cadena de suministro desde los proveedores de nuestros proveedores, hasta los clientes de nuestros clientes, es decir, la cadena de suministro extendida. Es por ello, que nuestro nivel de influencia debe estar incluso fuera de nuestra propia organización, y debemos conseguir su optimización.

Incorporar personas con talento

Son las personas con talento las que consiguen que las ideas se conviertan en resultados. El talento no tiene nada que ver con tener el mejor expediente académico, pero sí en lograr que las cosas se hagan sin tener autorizad jerárquica directa.
Personalmente soy un férreo defensor de que la ventaja competitiva está en las personas y su talento, ya que la tecnología se puede adquirir. En cualquier caso, para mantener una cadena de suministro competitiva, es necesario invertir en ambos a largo plazo, desarrollándolos adecuadamente.