Wednesday, May 09, 2012

Relación con Proveedores

Cuando una organización define la Relación con Proveedores debe pensar en las bases del proyecto que quiere desarrollar. Un proveedor puede ser considerado como un simple intermediario en una relación comercial de compra-suministro. Si lo consideramos de esta manera, dicha transacción no tiene mayor valor que la propia compra.

La organización debe pensar y definir los principios básicos de funcionamiento, hacia fuera de la misma. Toda relación deja poso, y con esto me refiero a la propia imagen de la empresa, relaciones y recursos. Según cual sea el negocio al que nos dedicamos, habrá proveedores que influyen directamente en la estrategia de la empresa, y que deben ser considerados más que como proveedores, como verdaderos socios de la misma; y lo que es más importante así deben ser tratados.

Todavía hoy en día me encuentro personas encargadas de relaciones comerciales, que no les reciben si no en días y horas determinados. Podemos entender que hay que organizarse, pero no limitarse, todos tenemos el tiempo como un bien escaso, pero esto no significa que sólo pueda reunirme con personas que quieren colaborar en días y horas determinadas.

También es preocupante las situaciones en las que nos encontramos, en las que parece, que el criterio más importante para la relación comercial es el precio, cuando es sólo uno de los factores. Siendo más importante el coste, entendido como el precio, calidad y logística. Sin olvidar que otros dos factores claves son la flexibilidad y agilidad del socio.

Algo que yo siempre defiendo es que nuestros clientes son los clientes de nuestros proveedores, ya que sin ellos no habría relación comercial de ningún tipo; es en ellos en los que debemos estar centrados.